fbpx
Hablemos de las Sociedades en los Negocios

Hablemos de las Sociedades en los Negocios

Hoy me gustaría que habláramos de un tema que no se discute lo suficiente, me refiero a las sociedades o los famosos “partnerships” para los que estamos en los Estados Unidos. Este tema es importantísimo cuando uno piensa en comenzar una empresa, un proyecto o inclusive una ONG (non-profit organization) pero no hablamos abiertamente de las sociedades por varias razones incluyendo las siguientes:

  1. No has estado involucrado en una sociedad y no estas interesado en hacerlo
  2. Estás interesado en hacerlo, pero no estas familiarizado con el tema y no sabes por dónde empezar
  3. Estás a punto de entrar en una, pero no quieres generar desconfianza con tu futuro socio y prefieres ni siquiera preguntar cómo hacer una sociedad correctamente y cuáles serán las reglas de la sociedad a largo plazo
  4. Ya estás involucrado en una mala sociedad y prefieres no hablar del tema porque como empresario prefieres no sonar vulnerable, o no quieres dañar la reputación de tu socio o de tu empresa
  5. Estás involucrado en una mala sociedad y no sabes que tienes opciones para mejorar tu situación
  6. O eres uno de los pocos, pero MUY POCOS empresarios que hizo sus investigaciones correctamente y contrato un abogado y está dentro de una sociedad feliz. Por consiguiente, no es un tema de tu interés conversacional ya que lo tienes bajo control

Si eres parte del grupo 1 o del grupo 6, felicidades, pasa a nuestro siguiente artículo. Si estas en cualquiera de los grupos 2 al 5, como consultora de negocios, me gustaría darte una recomendación extremadamente directa y muy valiosa: INFORMATE.

Verás, una sociedad es como un matrimonio, al igual que algunas niñas sueñan con su vestido blanco, muchísimas personas sueñan con tener su propio negocio desde pequeños y su negocio puede ser el proyecto más importante en el que se involucran en su vida. Al igual que en el matrimonio, para que un negocio funcione, una persona tiene que invertir un sinnúmero de recursos invaluables en él, incluyendo dinero, tiempo, prestigio, sudor y mucho corazón; por consecuencia, cuando un negocio fracasa, existen choques emocionales y económicos muy fuertes para los involucrados. En algunos casos, se pierden matrimonios, se rompen familias, se pierde el patrimonio familiar o hasta la salud, por eso es mejor pensar mucho antes de embarcarse en un negocio con la persona incorrecta y una vez que se encuentra a la persona correcta, se deben establecer correctamente las reglas del juego. Ya que el enojo, el resentimiento y el dinero a veces hacen que las mejores personas tomen decisiones con muy poca ética al momento de reaccionar ante una situación difícil y esto puede ser catastrófico para las personas involucradas.

Otro error puede ser que no se deleguen correctamente las actividades y uno de los socios termine haciendo el 75% del trabajo, mientras que otro solo hace el 25% y las ganancias de dividen en partes iguales, esto tampoco es justo.

Otro problema puede ser que a un socio que no es bueno para la contabilidad se le asigne la contabilidad solo porque estudio finanzas. Estudiar finanzas, ser bueno para los números, ser disciplinado para guardar récords contables y saber hacer decisiones financieras son cosas distintas. Hay que saber identificar fortalezas y distribuir el trabajo estratégicamente.

Hace un par de años me tocó ayudar a unas hermanas que habían abierto un proyecto con una tercera persona, ellas pusieron el dinero, la idea, el nombre de la empresa (que era muy bueno) y muchísimo tiempo, pero no sabían mucho de negocios y para no pagarle a un empleado, invitaron a un experto en ventas a ser socio por partes iguales con ellas sin hacer contrato, a la vuelta de tres años el muchacho se desesperó porque les tenía que enseñar cada parte del proceso de la empresa a las hermanas y como ellas lo veían como parte de su familia, les causaba gracia verlo cuando se frustraba creyéndolo eterno, de todas maneras el dinero entraba. Como él era la cara de la compañía, se cansó de hacer el 90% del trabajo para recibir el 33% de los ingresos y tomó sus notas, la idea, el nombre de la compañía, el producto, sus clientes y se marchó dejándolas fuera de su propia empresa. Las hermanas estaban devastadas, pero no pudieron hacer mucho porque no tenían contrato de por medio y el figuraba como propietario de la empresa. Tampoco tenían el capital, el tiempo o las energías para embarcarse en una disputa legal para rescatar su negocio y lo tuvieron que dejar ir. De la manera en que él lo veía, él decía que había invertido muchísimo tiempo en la empresa y era de él porque el había hecho crecer la empresa y que ellas ya se habían beneficiado económicamente de el al principio de la empresa, por eso se sentía usado, frustrado y creía que estaba en todo su derecho de tomar el fruto de sus esfuerzos. Ellas ni siquiera conocían a los clientes, ni sabían cómo negociar ventas y perdieron su idea y el dinero y tiempo invertido, sin contar que emocionalmente sufrieron una gran pérdida, les robaron a su hijito enfrente de sus narices. Sin su idea y sin los recursos que ellas pusieron para sacar adelante el proyecto, él no habría podido triunfar. Desgraciadamente, como ellas hay miles de historias diariamente de personas que no planearon bien su sociedad.

Si ellas hubieran contactado a un estratega o consultor de negocios antes de que el socio se marchara, se podría haber negociado un trato para que él estuviera más contento y no se quisiera ir, a lo mejor conseguirle empleados a su disposición para compensar por la parte del trabajo que no hacían las hermanas o se podría haber desarrollado un contrato para que él no se pudiera ir con todo.

En nuestro artículo 5 Personas con las que NO debemos empezar una sociedad hablaremos de 5 personas con las cuales debemos tener cuidado cuando pensamos comenzar un proyecto.

No todas las sociedades terminan en notas catastróficas, pero hay maneras de estructurarlas o reestructurarlas para que todos los interesados estén satisfechos con su parte de responsabilidad y su parte de remuneración, aun cuando la sociedad ya tiene años de existir.

En resumidas cuentas, antes de invitar a alguien a hacer una alianza, sociedad o partnership, hablen del tema con sus familiares, busquen toda la información que puedan encontrar en las redes sociales, investiguen la trayectoria de sus socios y asegúrense de que tengan buenos principios. Hablen con expertos en el tema, ya se con abogados o consultores de negocios, pero protejan su proyecto. Si ya está en una sociedad, también hablen del tema, veamos cómo se puede mejorar.

Si a usted le gustaría profundizar en el tema o le gustaría que analizáramos su situación actual, se puede comunicar con BCO Consulting Group via email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381

BCO Consulting Group participated in Celebrating Success 2017

BCO Consulting Group participated in Celebrating Success 2017

This past September 15th, BCO Consulting Group participated as a vendor with the Celebrating Success 2017 event of the Economic Growth Business Incubators organization in the city of Austin, we also provided with the logo for the event as a pro-bono service. Each year this event honors the achievements of their clients and their contributions to the local economy.

EGBI was joined by Shayla Rivera, an amazing mistress of ceremonies, comedian, and former rocket scientist,  theAustin Community College Board of Trustees & Celebrating Success Committee Chair, Nora de Hoyos Comstock, Ph.D., and Consul for Political and Economic Affairs, Jorge Salcido Zugast. We heard inspirational video testimonials from EGBI’s clients with ATX Co-op Taxi and Barbon’s Barbershop. Christina Paz, owner of Siller Preferred Services, ledding the audience through her entrepreneurial journey and relationships created along the way through EGBI’s support.

Celebrating Success luncheon also included a business expo, where EGBI clients had an opportunity to showcase and sell their products and services. They were so excited to bring this opportunity to EGBI’s clients, who have been nurturing the family-owned businesses through education and resources. This was a great way to continue supporting alumin by connecting them with a number of community leaders, business consultants, professionals and other entrepreneurs.

EGBI also had the opportunity to honor the volunteer of the year, Fernando Labastida. As a staff of three, EGBI relies on volunteers as expert instructors, support, and more.

¿Le domina el Niño, el Padre o el Adulto? Utilizando la Teoría del Análisis Transaccional en los Negocios

¿Le domina el Niño, el Padre o el Adulto? Utilizando la Teoría del Análisis Transaccional en los Negocios

En los negocios como en la vida diaria, es bien importante aplicar la psicología para mejorar la interacción humana. Nuestros clientes cuentan con demasiadas opciones para invertir su dinero, y si nos enfrascamos en carreras de precios, podemos llevar nuestro negocio y el de la competencia a la quiebra. Sin embargo, al aplicar la psicología para ofrecer un buen trato y mejorar la experiencia de servicio que les ofrecemos a nuestros clientes adquirimos una herramienta clave y muy económica para mantener su lealtad para con nuestras compañías.

Hoy me gustaría tocar el tema de Eric Berne y su Teoría del Análisis Transaccional. De acuerdo con la teoría de Berne, todos los seres humanos tenemos en nuestro subconsciente a un(a) niño(a), un(a) adulto(a) y a un padre o madre y estos personajes se alternan en nuestro comportamiento repetidamente durante nuestro día.

a) El comportamiento del Padre o Madre, lo utilizamos para guiar, cuidar, reprender y manejar todo lo referente al aspecto normativo y ético de nuestra vida diaria.

b) El Adulto lo utilizamos para el aspecto racional como manejar información y tomar decisiones importantes, o por lo menos deberíamos manejarlo en estas situaciones.

c) El Niño es nuestro compartimiento más básico y está ligado a lo espontáneo, los sentimientos, los deseos, los berrinches, los miedos y los sentimientos de afrenta.

Ahora, con esta información en mente, nosotros como empresarios debemos estar conscientes de que al igual que en nosotros mismos existen estos tres comportamientos, en nuestros empleados, vendedores y clientes también existen y debemos desarrollar 2 capacidades:

  1. La capacidad de cambiar nuestro comportamiento de acuerdo con la situación que estamos manejando y
  2. De la misma manera, también deberíamos poder comunicarnos con el padre, el adulto y el niño interno de nuestros empleados, vendedores y clientes de acuerdo con la emoción y los resultados que queremos obtener.

Por ejemplo, si somos vendedores de seguros, debemos hablar con el Padre protector para que tome la responsabilidad de proteger a su familia, su casa y/o su negocio. Una vez que el Padre toma la decisión de proteger a su familia, debemos cambiar el tono de nuestra voz y comenzar a conversar con el Adulto que tomara decisiones económicas en cuestión de costos, una vez que el cliente firma la póliza y paga. El tono de nuestra platica vuelve a cambiar para felicitar al Niño que tomó la decisión correcta, y nosotros mismos podemos hacer el cambio en nuestra mente para sacar a nuestro Niño Interno y la conversación se vuelve mucho más relajada.

En el caso de un vendedor de viajes a la playa, la metodología es inversa. Para vender un viaje al caribe, uno debe comenzar hablando con el Niño Interno de nuestro cliente, el que desea, el que quiere vacaciones y quiere jugar en la playa; o dependiendo de la personalidad del cliente, podemos comunicarnos con el Padre, aquel que quiere proveer experiencias familiares de calidad a sus hijos y así podemos manejar nuestra estrategia hasta conseguir una decisión positiva.

En el caso de nuestros empleados, cuando los queremos felicitar, debemos hablarle a su Niño Interno, para que sienta una emoción positiva al recibir nuestro reconocimiento y cuando queremos asignarles una actividad, o queremos reprender un comportamiento negativo, debemos utilizar nuestro Adulto Interno y debemos asegurarnos de que estamos comunicándonos con el Adulto Interno de nuestro empleado. Este será capaz de recibir las recomendaciones constructivas y podrá asimilarlo de una manera en la que no haya berrinches, o reacciones explosivas.

Si a usted le gustaría profundizar en el tema o le gustaría trabajar en estrategias de manejo de personal o de ventas para su equipo, se puede comunicar con BCO Consulting Group via email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381