fbpx
“The One Best Way” Le compartimos el secreto para reducir costos eficientemente en su negocio

“The One Best Way” Le compartimos el secreto para reducir costos eficientemente en su negocio

Los pequeños empresarios contamos con poco presupuesto, por consiguiente, debemos trabajar con mucha estrategia para hacer un gran impacto en nuestros clientes utilizando pocos recursos. Con esto en mente, hoy les quiero hablar de uno de mis pensadores favoritos, Frederick Winslow Taylor, el padre de la Administración Científica y su teoría The One Best Way y cómo podemos aplicarla en nuestras empresas para trabajar más eficientemente reduciendo costos e incrementando ganancias con observación consiente y estandarización de procesos.

La teoría de “The One Best Way,” en español, La Mejor Forma se refería a la reducción de tiempos y recursos para la ejecución de un proyecto encontrando la mejor manera de completarlo. Lo que Taylor propuso a principios del siglo 20, era que los empleados son las personas que conocen mejor la operación de una empresa porque son los que hacen el trabajo diariamente, y los supervisores pueden hacer una combinación de investigación por medio la observación y de entrevistas a los empleados más eficientes para encontrar “La Mejor Forma” y hacer una especie de receta de cocina para completar una transacción con la mejor calidad de la manera efectiva. Esto reduce el uso de material y tiempo de trabajo e incrementa las ganancias de la operación. Con este método se estandardizan el proceso, las herramientas que se utilizan, el material, los tiempos y el entrenamiento de todos los empleados. Las observaciones y ajustes incluyen hasta reacomodar el área de trabajo para reducir el número de movimientos corporales que hacen los empleados haciendo que la operación fluya por estaciones con todo el material y herramientas al alcance ergonómico del empleado. Por ejemplo, si un empleado embarca 10 cajas de equis producto al día, y por cada caja tiene que caminar 10 pasos de ida y 10 pasos de venida para recoger la lista de empaque de la impresora, este pierde aproximadamente 2 minutos por vuelta. Si en un mes, se embarcan 300 paquetes, entonces son 600 minutos de tiempo muerto. Observando al empleado, se puede llegar a la conclusión de que hay que mover la impresora 2 metros más cerca de la estación de trabajo del empleado para que este solo tenga que estirar el brazo cada que va a recoger la hoja de empaque. Con este ajuste, el tiempo de empaque del empleado se reduce considerablemente, evitando la posibilidad de que el empleado se distraiga en cada vuelta y otros posibles costos, mientras que el costo de cambiar la impresora de lugar fue de $0 dólares para la empresa.

¿Usted ha identificado “La Mejor Manera” y tienes su operación estandardizada para ofrecer la mejor calidad con los tiempos y costos más eficientes en su empresa? Si a usted le gustaría profundizar en el tema o le gustaría discutir con nosotros su operación para encontrar maneras de reducir costos e incrementar ganancias, se puede comunicar con BCO Consulting Group via email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381

Cuando la gente se copia tus ideas, ¿te encuentras con un problema o con una oportunidad?

Cuando la gente se copia tus ideas, ¿te encuentras con un problema o con una oportunidad?

El otro día, mientras estaba en una sala de espera, inevitablemente escuché la conversación entre una niña y su mamá. La niña se quejaba amargamente de que un grupo de compañeritas de su escuela siempre se copiaban de ella. Si la niña llevaba trenza el lunes, el martes todas llevaban trenza. Ella se compró unos zapatos rojos y ahora Thelma traía los mismos zapatos rojos. Ella era mejor amiga de Jorge, y ahora todas las niñas andaban por Jorge. La mamá la escuchaba atentamente y le sugirió que dejara de juntarse con esas niñas que no tenían creatividad. Mientras escuchaba la conversación, comencé a recordar que más de una vez, a la edad de la niña yo también fui acusada de copiona y por las mismas fechas mi mamá también me sugirió dejar de hablar con alguna que otra niña porque a mí me molestaba que clonaran mis acciones. Las “wannabe” les decíamos en aquel entonces y todas en la escuela éramos muy conscientes de no ser etiquetadas como “wannabe” y de no interactuar con las “wannabes,” porque todo se copiaban.

Mientras divagaba en la sala de espera, me di cuenta de que estos problemas no se acaban cuando gradúas de la preparatoria. El problema sigue, pero como la interacción constante con los adultos es menos frecuente, los “wannabes” pasan más desapercibidos. Sin embargo, nunca falta el comentario entre empresarios, “se robó mi estrategia… utilizó mis ideas… conversamos del tema hace un par de días y hoy lo publica como suyo corregido y aumentado en su perfil… yo empecé a importar bolsas, y ahora ella también las vende” y quejas similares son el pan de todos los días. Entonces entro en mi mente el pensamiento empresarial y se me vinieron a la cabeza una serie de preguntas que me gustaría traer a la mesa. ¿Me pregunto si Kim Kardashian se queja cuando la gente copia su manera de vestir o llama a su diseñador y le pide que mande a hacer 200 blusas iguales y las vende en $300 dólares? ¿Me pregunto si los compositores se enojan cuando la gente canta sus canciones? ¿O si los conferencistas se molestan cuando la gente compra sus libros y repite sus filosofías una y otra vez? ¿Acaso no es el sueño de todos los influenciadores ser una persona que causa una reacción con sus acciones?

Saliendo de esa sala de espera aquel día, me propuse escribir este artículo y recomendarles a todas las mamás del mundo que cuando sus niños se quejen de que alguien los copia, en lugar de alimentar su inconformidad, les sugieran a sus hijos sacar provecho del boom y buscar la manera de emprender. De esta misma manera le sugiero a mis clientes y lectores que si sus ideas generan reacción, no se sientan agredidos, al contrario, busquen la manera de emprender y generar una reacción mercadeable por cada una de sus ideas o acciones. Es muy probable que su filosofía de vida sea replicable, patentable y mercadeable. Cuando la gente replica nuestros pensamientos, nos proveen un barómetro de buenas ideas.

Si a usted le gustaría profundizar en el tema o le gustaría trabajar en estrategias para convertir sus ideas en empresas, se puede comunicar con BCO Consulting Group via email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381

5 Personas con las que NO debemos empezar una sociedad

5 Personas con las que NO debemos empezar una sociedad

 5 Personas con las que NO Debemos Empezar una Sociedad 

Toda tu vida has soñado con tener tu propia empresa, para lanzarlo, le cuentas el proyecto a [inserta aquí el nombre de una persona] hacen el proyecto, no cumple con tus expectativas, discuten, lo vuelven a intentar, no están de acuerdo, vuelven a discutir, lo vuelven a intentar, así por varios años, se dan por vencidos, fracasa el negocio y el proyecto fracasó. Honestamente, tu caso no es único, miles y miles de personas pasan por esta situación por falta de información, un plan de trabajo bien hecho y contratos legales. Abajo te presento mi lista de las 5 personas con las que NO debemos empezar una sociedad:

1.- Tu familiar sin empleo: Quieres abrir una empresa y buscas una persona de confianza, tu hermano/a lleva meses desempleado y tu mamá se la pasa estresándose por sus ingresos. A ti te parece que serás la hermana/o del año si le das trabajo y tendrás una persona de confianza en el proyecto y estas en lo correcto: Si tendrás una persona de confianza, si le quitarás un dolor de cabeza a tu mamá, si resolverás la situación económica de tu hermano/a y si terminarás trabajando el 100% del tiempo por el 50% de los ingresos, sin contar con que, a la hora de despedir a tu pariente, terminarás siendo el villano/a del cuento, NO LO HAGAS.

2.- Un/a Socialite: Tú tienes un gran proyecto, eres muy trabajador/a, tienes el capital, pero necesitas una persona en ventas porque tú trabajas demasiado y Fulanito o Perenganita es SUPER social. ¡Qué buena idea! Se hacen socios y él/ella trae a los clientes mientras que tú trabajas. WRONG!

Este es un error bien común, los Socialites son así porque lo único que les gusta hacer es estar en sociedad. Son buenísimos en su papel, pero su prioridad es la vida social.

Lo que pasará aquí es que entrarán en el proyecto, invertirás tu dinero, trabajarás como si no hubiera mañana y tu Socialite no hará nada. A veces llegará temprano, a veces estará viajando por el mundo y tu empresa, quedará en segundo plano. Si tienes suerte, no habrán pasado muchos meses, y no habrás perdido mucho dinero, pero sacarlo/a será un problema, y lo que si conseguirás es estar en boca de todos y no terminarás en buenos términos, lo cual será bastante desafortunado.

3.- Una persona super inteligente y super trabajadora que, si no fuera porque está en MIL proyectos, sería el socio ideal. El problema con esta persona es que ya tiene sus ingresos y compromisos previos, además de tener cientos de compromisos porque a todo le dice que sí, pero te garantizo que pasarás los días, semanas y meses esperando a que ésta persona se desocupe. Tu proyecto no será su prioridad, y no progresarás esperando a que esta persona se desocupe o terminarás haciendo el 100% del trabajo por el 50% del crédito y la remuneración.

4.-  Una persona que apenas conociste. Estás a punto de lanzar tu proyecto, te invitan a una reunión, conoces a una persona que parece tener una energía similar a ti, se ve super motivada, le cuentas tu proyecto y se emociona más que tu propia pareja; parecer ser que te entiende al 100%, se quedan de ver para un café y antes de que te des cuenta, están abriendo el negocio juntos(as)… ERROR. Al abrir una empresa debes estar conforme con el temperamento, valores, hábitos financieros, crédito, trato con los clientes, entre otros factores de tu socio. Todos estos factores son C-R-I-T-C-O-S para el éxito de tu negocio y tu estabilidad financiera. Piénsalo…

5.- Mejor Amiga(o): Finalmente y el más o la más dolorosa(o) es tu mejor amiga(o). Verás, las ganas no son suficientes y el cariño no genera ingresos. Las amistades son para relajar, tus confidentes, tu apoyo, pero a menos de que haya un contrato de por medio con un plan de trabajo con distribución de responsabilidades de acuerdo con sus aptitudes, un negocio con un mejor amigo es una pésima idea ya que perderás el proyecto, mucho tiempo, tu amistad y/o el dinero que invertiste. Sin contar el desgaste psicológico para ti y tu pareja, los daños pueden ser irreparables.

Por supuesto que estas son solamente ideas y no significa que abrir un negocio con alguna de estas personas te llevará al fracaso, pero el riesgo es mucho más alto. Mi sugerencia para ti es que lo pienses bien y que antes de empezar una sociedad tomes en consideración que las ganas de triunfar no son suficientes ya que éstas se tienen que consolidar con saber cómo hacerlo, tener tiempo para hacerlo y un excelente contrato legal con un plan de escape para que la presión no sea tan alta. ¡Te deseo mucha suerte!

Si te gustaría profundizar en el tema o te gustaría que analizáramos tu situación actual, te puedes comunicar con BCO Consulting Group vía email a larissa@BCOConsultingGroup.com o por teléfono al (512)636-6381.

Larissa Dávila participa en 3era Conferencia Anual de Mujeres organizada por el Consulado General de México en Austin

Larissa Dávila participa en 3era Conferencia Anual de Mujeres organizada por el Consulado General de México en Austin

En el marco de la 3era Conferencia de Mujeres organizada por el Consulado General de Mexico en la Ciudad de Austin Texas, el 17 de Noviembre del 2017, Larissa Davila, CEO & Fundadora de BCO Consulting Group participó como panelista en la la conferencia “Colaboración entre Organizaciones y su Ruta para el Empoderamiento de la Mujer”